reformas integrales madrid

Realizamos la visita al cliente que nos había demandado nuestros servicios, y nos mostró tal y como estaba la vivienda, en especial la cocina y el salón independientes. El trabajo consistía en modificar la cocina y crear una estancia diáfana con el salón comedor, espacio en el que existiera una comunicación directa entre la persona que está trabajando en la cocina y la persona que está en la otra estancia.

Propusimos cambiar la zona de cocción a la pared contraria para poder eliminar la pared divisoria entre cocina y salón, dejando el sólo parte de este tabique, donde ubicaríamos hacia el lado de la cocina el frigorífico americano, y en el lado del salón la chaiselongue. Para poder colocar la chaiselongue, propusimos eliminar la puerta del antigüo salón y convertirlo en una ventana enmarcada con la misma carpintería de la puerta, y un doble acristalamiento en cuyo interior iría colocada una tira de led que aporta luz.

En el centro de la estancia, ya diáfana, una isla de 2,20 ml de largo por 0,95 cms de ancho, incluyendo 35 cms de vuelo, en dos de sus lados, se convierte en el punto céntrico para poder trabajar y también compartir el desayuno y almuerzo bajo la iluminación de dos lámparas en negro. Se trataba de que la encimera de la isla fuera lo más limpia posible, por ello, se colocó el fregadero de forma asimétrica, y junto a éste, el lavavajillas. En uno de los lados, espacio para libros de cocina y también botellero.

En el frente principal, centrada la placa de inducción, y sobre ésta, el grupo filtrante de alta capacidad de absorción y niveles bajos en ruido. Puertas lisas y tirador integrado en la misma puerta o cajón, aportan limpieza en sus líneas. En la zona de la cocina, la pared tiene una profundidad de unos 65 cms más que el resto, espacio que hemos aprovechado para colocar tres módulos diferenciados en despensero, columna de horno y microondas, y escobero. En el otro extremo de esta misma pared, detrás del pilar, hemos instalado la lavadora y módulos para almacenaje.

Hemos jugado con el color de las encimeras, siendo el modelo Stell la que se encuentra en la pared, y las otras dos (encimera de isla, y encimera de zona lavadora), en blanco.

Se han realizado algunos trabajos más, como modificar la puerta de entrada, pasando de ser abatible, a corredera embutida en el pared. Posteriórmente, el acuchillado y barnizado del parqué del resto de la vivienda, le ha devuelto el tono y acabado de la madera recién colocada.

Leave a Reply

*

captcha *