reformas integrales madrid

El primero de los pasos que damos cuando nos ha avisado el propietario de una vivienda, es concertar una cita en la vivienda que quiere reformar. En esta entrevista nuestra actitud primera, es la escucha activa; necesitamos conocer la idea que tiene de la reforma, qué cambios quiere realizar, cómo se adapta su forma de vida a la reforma que quiere ejecutar, qué materiales conoce, e incluso, aunque parezca un poco indiscreto, el presupuesto que quiere destinar a esta reforma, así nos ajustaremos lo máximo posible.  Conociendo estos pilares fundamentales, ya  podemos hacernos una idea de conjunto.

Si alguna de las partidas consideramos que se pueden hacer de un modo más fácil y económico, se lo comentaremos, así como las partidas a las que se le debe invertir un poco más de dinero, fundamentalmente los aislamientos, ya que nos proporcionan ahorro energético. Una vez tenemos una idea clara de lo que el cliente quiere, realizamos un 3D y lo presentamos tanto en distintas infografías, como personalmente, donde el programa de diseño nos permite ir moviéndonos por cada una de las estancias y pueda ver perfectamente la presentación de lo que hemos entendido que nos solicita. El propietario, nos confirmará si todo está como él quiere, ó nos pedirá alguna modificación, que realizaremos y volveremos a entregar. Junto a este diseño le presentamos el presupuesto con todas las partidas detalladas y la suma total.

Reforma del Piso

Si se trata de una reforma integral en un piso de más de 15 o 20 años, van a intervenir todos los oficios, prácticamente. En principio procederemos a demoler todas las paredes que sean necesarias para posteriórmente crear la nueva distribución de la vivienda: Entrada ó hall, salón y cocina, ó diréctamente office, baño/s, dormitorios, etc. Comprobaremos que todas las paredes perimetrales que delimitan la vivienda al exterior, están fabricadas con cámara de aire y rellenas de aislante. Si no lo tuviera, aconsejaríamos hacer el doble tabique y colocar entre ambos lana de roca ó cualquier otro aislante de características similares. Continuando con los trabajos de aislamiento térmico y acústico, si las ventanas son antigüas y tienen un solo cristal, las cambiamos por unas de aluminio con rotura de puente térmico y doble acristalamiento; si queremos colocar unas mejores aún, instalaríamos unas ventanas de PVC, de marca contrastada, y doble acristalamiento también.

Desde el punto de vista ecológico, es importante explicar que la fabricación del aluminio es altamente contaminante si lo comparamos con la fabricación del PVC. Podemos continuar con la partida de electricidad, donde el cuadro principal de protección lo instalamos siguiendo la Normativa vigente, colocando el número de Automáticos y limitaciones en cada uno de ellos según las necesidades de la vivienda; lo situaremos a la entrada, y separaremos las líneas de enchufes, zonas húmedas y de alumbrado; el suministro eléctrico para el aire acondicionado, la placa, la lavadora y lavavajillas también lo haremos con líneas independientes. En el resto de la vivienda, colocaremos los interruptores (sencillos, conmutados ó cruzados) que  sean necesarios. Haremos un cálculo para los puntos de luz de alumbrado, los enchufes, toma de televisión, toma de teléfono, alarma, timbre, etc.

La caldera, si tenemos que colocarla dentro de la vivienda, la instalaremos lo más cerca de la salida de humos, normalmente en la cocina,  y elegiremos una de CONDENSACIÓN ó BAJO NOX. Realizaremos también un 3D para la distribución del mobiliario de la cocina para encontrar la mejor distribución. No hemos hablado de la fontanería, pero será prácticamente necesario, cambio toda la red de distribución, teniendo en cuenta la bajante comunitaria y las verticales de agua, para enlazar en ella crear nuestra nueva distribución. En la cocina, suministraremos agua al grifo de fregadero, la lavadora, lavavajillas , la caldera y al frigorífico si es tipo americano y lo requiere. También instalaremos la red de desagües.

En la reforma del baño, llevaremos el agua al lavabo, inodoro, bidé si lo hay, bañera y plato de ducha principalmente, creando un bote sifónico, que es a donde irán todos los desagües a excepción de el inodoro que irá a la bajante. En los dormitorios, si existen armarios empotrados, los forraremos interiórmente, e instalaremos unos frentes a juego con la carpintería de interior. Las puertas, si la vivienda es muy diáfana llevará pocas, las instalaremos abatibles ó correderas donde lo requiera, pudiendo ser macizas, rechapadas ó lacadas, entre otras. Si la cocina es independiente, una puerta de cristal, le viene muy bien.

El material de solado, si se puede, es conveniente colocar el mismo en toda la casa, con eso evitamos cortes en las puertas. Si optamos por un laminado, no podemos colocarlo, salvo el vinílico, en la cocina y el baño.

Las paredes transmiten bastantes sensaciones, por eso, nos inclinamos por los tonos claros y preferéntemente en acabado liso, aunque conlleva un trabajo importante de preparado (emplastecido y lijado). Si no queremos llegar a la pintura lisa, aplicaríamos una gota fina y tupida, que dá la sensación de ser liso cuando te alejas un poco.

¿Estás pensando en reformar tu Vivienda? Contacta con nosotros

Contacta con Interiodeco