Claves del estilo nórdico

Claves del estilo nórdico

 

empresa de reformas en madrid

Hace ya años que una de las líneas estéticas más deseadas por los propietarios de inmuebles cuando piensan en acudir a una empresa de reformas en Madrid es el conocido como estilo nórdico o escandinavo. Se trata de una corriente que permite conseguir resultados muy atractivos y modernos a partir de un presupuesto razonable, así como sacar mucho partido a espacios difíciles. Aunque tengas una idea en mente de lo que representa este estilo de interiorismo, en Interiodeco creemos que siempre merece la pena conocer una serie de claves y consejos para poder aplicarlo con éxito. Este estilo decorativo es aplicado en la reforma y muebles de cocina en Madrid, también.

Minimalismo: si por algo se caracteriza la decoración nórdica es por la ausencia de artificios y motivos recargados. Predominan las superficies lisas y el mobiliario de líneas concisas y rectas, evitando además la excesiva concentración de elementos. Todo ello contribuye a aumentar la sensación de amplitud en los espacios.

Funcionalidad por encima de todo: en la línea del punto anterior, la prioridad a la hora de equipar la vivienda es conseguir las prestaciones adecuadas para el día a día, prescindiendo de elementos que puedan ser superfluos. Por ejemplo, se emplean soluciones sencillas de almacenaje que maximicen el aprovechamiento del espacio.

Tonos neutros: otra característica inconfundible de lo nórdico es el predominio del blanco y los tonos claros. Además de ofrecer una imagen de vanguardia y pulcritud, este uso del color contribuye a disfrutar de una mayor sensación de luminosidad, lo que remite a sus orígenes en una región en la que escasea la luz diurna. Esta paleta cromática facilita además que puedas dar un toque personal y desenfadado con acentos sutiles de color.

Elementos de contraste: es una delicia dejar entrever las distintas influencias que habitualmente se emplean en contraste con la base neutra y minimalista. Puede optarse por elementos industriales, tanto en mobiliario como en lámparas, así como por un toque rústico en el uso de las maderas, incluyendo los suelos.

Versatilidad y aprovechamiento: un ambiente nórdico también presenta una oportunidad para reutilizar muebles o elementos decorativos vintage, así como para emplear alguna pieza de forma descontextualizada cuando sirva el propósito que buscas. Tienes un lienzo blanco en el que experimentar con creatividad.

No Comments

Post A Comment