Cómo lograr una decoración Zen

Cómo lograr una decoración Zen

diseños de reformas de cocinas

No solo podemos ayudarte ofreciéndote diseños de reformas de cocinas y office funcionales y modernos sino haciendo de cada rincón de tu casa un espacio adaptado a tus gustos y necesidades. En este post del blog te vamos a indicar algunos conceptos para amueblar, una vez realizada una reforma integral de la vivienda, con un espíritu Zen.

Lo primero a tener presente es que la filosofía Zen es un modo de vida que aúna diferentes prácticas enfocadas al cuidado del cuerpo además de otras disciplinas como la arquitectura o el diseño. El objetivo es dar con el equilibrio y la armonía. En lo relativo a la decoración del hogar, aspira a crear espacios de reflexión y descanso. Es una corriente en la que prima el minimalismo, el orden, la sencillez y las líneas puras. En Interiodeco queremos repasar unas claves para poder lograr ese equilibrio.

1.- Utilizar pocos objetos: estos ambientes Zen no pueden estar recargados. Hay que elegir objetos sobrios.

2.- Anteponer los materiales naturales: como la madera, el bambú, el mimbre y la piedra. Se puede acompañar el ambiente con cojines, alfombras, mantas y cortinas de texturas naturales como el algodón, el lino, la seda o el cuero.

3.- Usar gamas de blancos y grises: estos tonos neutros evocan calma y sosiego.

4.- Prima las líneas rectas y sencillas: hazlo eligiendo muebles poco angulosos y evitando los elementos demasiado altos. Las mesas y adornos de cristal también ayudarán a conseguir ese efecto sencillo y despejado tan representativo de la decoración Zen.

5.- Aprovecha al máximo la luz natural: elige preferentemente las luces indirectas. La iluminación ha de ser suave y tenue, es decir, poco invasiva. No podemos olvidar las velas y el incienso pero sin abusar de los olores intensos.

En resumen, los muebles estilo Zen tienen que ser de líneas puras y sencillas, de baja altura y que fomenten el orden en el espacio. Para alcanzar la mayor naturalidad posible, la madera será el material primordial, preferiblemente en su color natural, aunque se pueden incluir maderas de tonalidades oscuras, siempre y cuando el resto de los colores sean claros.