reformas integrales madrid

Una de las actuaciones más habituales en la vivienda suele ser la reforma de la cocina y de los baños, así como, pintar las paredes y techos cada varios años.

En este caso vamos a hablar acerca de la reforma de un baño en Madrid. La reforma es completa con cambio de red de calefacción, agua y electricidad. Si decidimos no cambiar alguna de ellas, tenemos que estar muy seguros de que están en muy buen estado, ya que, probáblemente no volvamos a cambiar los azulejos hasta unos 15 años de media. Nuestro cliente tenía muy claro que quería colocar mármol pulido en las paredes y en el suelo, y tras ver varias muestras eligió mármol macael en formato de 40×60 cms. Dado que el baño lo querían elegante, le propusimos la instalación de un inodoro suspendido y les gustó mucho la idea, teniendo en cuenta que para colocar el bastidor con la cisterna oculta era necesario hacer una mocheta. No debemos tener ningún temor a los inodoros suspendidos por la gran seguridad que le aporta el bastidor con una base perfectamente anclada a suelo en cada pata vertical, y la tornillería a la pared. Otra de los temores ó preguntas que nos suelen hacer es acerca de la problemática cuando se averíe alguna pieza del mecanismo de la cisterna. Pues bien, es tan fácil arreglarlo como un inodoro tradicional, con la diferencia de que en el tradicional se cambia retirando la tapa del tanque, y en éste, se cambia retirando el pulsador, cuyas medidas están pensadas precisamente para la manipulación del mecanismo interno, ya sea el de carga ó el de descarga.

Para diferenciar la encimera del resto de las paredes, pero sin hacer contraste, colocamos una marca comercial de garantía y en acabado blanco absoluto, así como la tapa de la mocheta que oculta el bastidor.

La grifería del lavabo es de diseño y en el modelo elevado para poder librar la altura del lavabo, ya que éste es de sobreencimera. La de la ducha es termostática y se compone de ducha de gran diámetro y una segunda de mano. El baño no es muy grande por lo que optamos por una mampara de cristal templado transparente, y poca perfilería que nos integrara perfectamente la ducha. Se decidió no poner mueble bajo la encimera, simplemente un estante, con lo cual había que buscar sitio para guardar toallas y otros elementos del baño. La solución propuesta fue un armario realizado en cristal con estantes de 40×60 cms y cerrado por una puerta en acabado mate de cristal también. Un gran espejo apaisado y luces de led hacen que el baño parezca más grande y espacioso.